24/12/08

El embrión de un blog

Necesitábamos un blog y ya lo tenemos. Me di cuenta hace unos días a raíz de la reseña que, en tono crítico, hizo Antonio en la web del centro sobre la postura de la Iglesia respecto de la investigación con células madre embrionarias, recogida en la instrucción Dignitas personae recientemente publicada. Curiosamente nuestro centro lleva el nombre de uno de los científicos de más prestigio a nivel mundial en este campo de investigación, Izpisúa Belmonte. Le conteste inmediatamente en ese mismo foro (aunque por su contenido y formato no era el más adecuado) adoptanto la postura contraria a la por él mantenida, y haciendo referencia a unas declaraciones del catedrático y ex-director del CSIC César Nombela. Esa misma mañana Antonio volvió a contrarreplicarme y se hizo eco de las delcaraciones de otro ex-director del CSIC, Emilio Muñoz. La caja de Pandora parecía haberse abierto porque a los pocos días Parrilla, otro profesor, se sumó al debate. El asunto parecía claro: debíamos tener una plataforma que nos permitiera plantear estas y otras cuestiones y que fuera un punto de encuentro para los miembros de la comunidad educativa que estuvieran interesados en participar y opinar. Y ya lo tenemos. Se llama Gaia al igual que la deidad griega que simbolizaba la Tierra y que dio nombre a la hipótesis de Lovelock y Margulis según la cual nuestro planeta se comporta como un sistema autorregulador, pero este será tema para otro debate.

Link interesante: Stem cell information.

Entrevista a Nombela:



Células madre en Redes:


1 comentario:

Abril dijo...

Me gusta el nombre del blog. Muy terrenal para vuestros comentarios ejem...eclesiásticos. Aunque apolodoro dijo que en un principio sólo existía el Caos